Elegir el mejor material para los cerramientos puede convertirse en una tarea muy sencilla si empezamos a analizar las características de los principales materiales utilizados: el aluminio y el PVC. Los expertos afirman que, si buscamos el mejor equilibrio entre precio y calidad, el PVC es el mejor material ya que puede ofrecernos las mejores prestaciones. El aluminio es un metal, y como tal, su costo es elevado con respecto al PVC que es un material prácticamente inagotable y natural, además es 100% reciclable.

  1. No os dejéis engañar por las grandes campañas de marketing que aseguran que se logran alcanzar las mismas prestaciones con el aluminio que con el PVC al mismo precio, una ventana de aluminio tendrá un precio mayor que una de PVC con las mismas prestaciones. Y si una ventana de aluminio y una ventana de PVC tienen el mismo precio, esta última ofrecerá una eficiencia y un aislamiento térmico y acústico muy superiores.
  2. El aluminio es un metal y, como tal, es un excelente conductor del frío y del calor. Eso quiere decir que los cerramientos de aluminio transmiten el frío o el calor al interior de la vivienda, dependiendo de la estación del año. En este sentido, una de las principales diferencias entre sistemas de ventanas de PVC y de aluminio es la capacidad aislante de cada material.
  3. Mientras el PVC es un material aislante por naturaleza, el aluminio (como todos los metales) es un material altamente conductor. Para contrarrestar esta conductividad se hace necesario insertar, en las ventanas de aluminio, un perfil de material aislante intercalado entre la capa exterior e interior de aluminio con la misión de “romper” la conductividad del metal. Lo que conocemos como rotura de puente térmico. Añadir piezas aislantes dentro de los perfiles de aluminio para mejorar sus prestaciones supone un coste considerable y no siempre es una garantía de buenos resultados, ya que depende en gran medida del espesor de la rotura instalada.

Ventajas de una ventana de PVC respecto a una de aluminio

  • En primer lugar, el PVC es un material 1.100 veces más aislante que el aluminio, por lo que las ventanas de PVC ofrecen un mayor aislamiento térmico y acústico. Esto se traduce en un mayor confort, ahorro y eficiencia energética. Y no sólo por el material en sí, sino que, además, las esquinas de las ventanas de PVC se sueldan herméticamente, no se atornillan, lo que les confiere más solidez e impide que el aire se cuele desde el exterior por ellas.
  • En este sentido, un estudio del Ministerio de Industria Turismo y Comercio del Gobierno de España concluyó, tras analizar 14 tipos de ventanas, que las ventanas que más energía ahorran y contribuyen a reducir las emisiones de CO₂ a la atmósfera son las ventanas de PVC.
  • Ahondando en este tema del respeto ecológico y la preservación del medioambiente, el PVC es una resina compuesta en un 57% por sal común, un material prácticamente inagotable y natural. Y es 100% reciclable
  • El mantenimiento del PVC es muy sencillo: sólo se requiere agua y jabón, gracias a que permanece inalterable a los efectos del clima y la contaminación. Gracias a estas propiedades, el PVC es un material muy resistente y duradero. Una buena ventana de PVC es para toda la vida.
  • Los perfiles de PVC, que se diseñan con diferentes cámaras de aire en su interior para aumentar sus prestaciones aislantes, están reforzados con acero galvanizado para garantizar su solidez estructural y su resistencia.
  • Además, el PVC es un material autoextinguible y difícilmente inflamable, no propaga las llamas y no gotea.

La trampa tras el marketing. Valores de transmitancia térmica U entre ventanas de PVC y de Aluminio

El valor U, o transmitancia térmica, es uno de los conceptos que más dudas y engaños han provocado y siguen provocando en este sector.

Sin querer entrar en aspectos muy técnicos, la transmitancia representa la velocidad a la que la ventana deja entrar y salir el frío y el calor. Por lo tanto, cuanto menor es la transmitancia, mayor es el confort.

Valores U para las diferentes piezas de una ventana

Podemos hablar de valores U de diferentes piezas: la U del acristalamiento (Ug), la U del perfil (Uf) y la U de la ventana completa (Uw).

El acristalamiento siempre suele ser el elemento más aislante de la ventana y, por ello, la U del cristal (Ug) la más reducida. Anunciar la transmitancia térmica del acristalamiento como si fuese la de la ventana completa, con el nombre U quitando el subíndice g, es un engaño al consumidor.

Además, la transmitancia de una ventana terminada depende tanto de su tamaño como de la proporción de cristal, por lo que tampoco se pueden comparar dos Uw sin tener más datos.

Resumen de las ventajas que aportan las ventanas de PVC:

  1. Eficiencia Energética:

La energía más eficiente es la que no utilizamos. Una vivienda bien aislada se traduce en una menor pérdida de energía por la fachada, más confort en el hogar y una importante reducción del consumo energético y del coste de climatización. Con ello, además, contribuimos en el cuidado del medio ambiente.

  1. Durabilidad:

Las ventanas de PVC y de aluminio tienen una vida útil similar – aproximadamente 50 años en iguales circunstancias de mantenimiento. Sin embargo, en las zonas costeras las ventanas de aluminio se ven afectadas por el ambiente salino, lo que favorece la aparición de corrosión. Los perfiles de PVC no se ven afectadas por ambientes salinos y sus prestaciones permanecen inalterables en viviendas en primera línea de mar.

  1. Insonorización:

Además de aislar de las temperaturas del exterior (frío y calor), un sistema de ventanales de PVC de calidad combinado con un vidrio de altas prestaciones garantizan los más altos niveles de aislamiento acústico. Eso quiere decir que el molesto ruido del entorno queda fuera.

  1. Mantenimiento:

Las ventanas de PVC requieren el mínimo de mantenimiento. Con una sencilla limpieza con un paño suave y detergente corriente – sin productos o utensilios agresivos – es posible asegurar su conservación y funcionalidad durante muchos años

  1. Seguridad:

La perfilería de PVC puede incorporar diferentes grados de protección antirrobo hasta 10 veces mayor que otras ventanas sin protección para resguardar el hogar frente a los intrusos.

  1. Comportamiento ecológico:

El PVC es un material totalmente reciclable y que requiere de muy pocos recursos para su fabricación, lo que disminuye las emisiones de CO2 . Asimismo, por su alta eficiencia energética, las ventanas de PVC ayudan a reducir el consumo de energía y preservar los recursos naturales.

Así pues, al no ser que te encuentres en un edificio de más de 50 plantas que necesite de una resistencia extra en su fachada, o que sea un gran ventanal que tenga que soportar un cristal demasiado grande, o te encuentres en la planta 50 antes mencionada con una presión de vientos descomunales, aquí tienes una serie de razones por las que desde VENTANA-PVC te recomendamos el uso de estas.