Recepción del material.

Se debe examinar la mercancía para confirmar el buen estado de las ventanas como de los vidrios, comprobando que no hay daños superficiales, que no hay partículas de suciedad entre los vidrios de los vidrios dobles, anomalías de colores, manchas, fisuras, roturas o mala adhesión del sellado. Debe asegurarse que la mercancía recibida coincide con la establecida en su pedido. Cualquier deficiencia debe ser comunicada lo antes posible. A través de nuestro correo electrónico (oficina@ventana-pvc.es) o web (www.ventana-pvc.es) indicando tu nombre y número de pedido.

Acondicionar bien el hueco antes de proceder a la instalación. (Limpieza, pulido, quitar restos…)

Sin premarco:

La ventana llevará garras para su fijación, al menos dos por largo que deberán abrirse antes de colocación. El número mínimo de garras será de dos no debiendo estar separadas entre ellas más de 50 cm y de forma que se sitúe un punto de anclaje como máximo a 25 cm de cada esquina del hueco.

No retirar las hojas para colocar las ventanas, salvo en casos en que la envergadura de la ventana a colocar haga que para su colocación haya que desmontarlas, (por aligerar el peso y mejorar la maniobrabilidad). En estos casos se han de asegurar que al colocarlas de nuevo se colocan en la posición adecuada y los herrajes funcionan correctamente.

El principio de estanqueidad y aislamiento de la junta de conexión entre carpintería y obra se basa en tres niveles de sellado y aislamiento: nivel 1 de separación del clima interior y exterior, nivel 2 que constituye el área funcional de aislamiento térmico y acústico y el nivel 3 de protección frente a la intemperie.

Estos tres niveles de estanqueidad y aislamiento se consiguen, por un lado mediante una combinación de productos como sellantes (interiores y exteriores láminas o membranas de estanqueidad. espumas y cintas autoexpansivas, o bien utilizando productos multifuncionales.

Para el sellado exterior se pueden utilizar sellantes interiores, cintas autoexpansivas, membranas de estanqueidad o membranas líquidas. Para el sellado intermedio se puede utilizar espumas de poliuretano, de expansión controlada, idealmente sin postexpansion o cintas autoexpansivas.

Con premarco:

Una vez comprobado que el premarco ha sido instalado correctamente, se procede a la colocación de la ventana.

  • La ventana debe colocarse a línea con la pared interior del muro sobre el que vaya colocada.
  • No retirar las hojas, en caso de hacerlo para facilitar la maniobrabilidad, se deben volver a colgar y asegurarse de
    que cierren correctamente.
  • Calzar el hueco para nivelar el marco de la ventana, con calzos que se deben colocar en la parte inferior de la ventana y en los laterales cerca de los herrajes, de manera que la ventana quede nivelada, dejando una holgura máxima de 5-6 milímetros para evitar deformaciones.
  • El tapajuntas debe quedar totalmente acoplado a la pared. Si quedase algo de holgura sellaría posteriormente.
  • Atornillar la ventana al marco mediante tornillos que variarán en función del grosor del marco.
  • Los tornillos tienen que profundizar en el muro como mínimo 2.5 centímetros.
  • Utilizar como mínimo dos puntos de fijación en los laterales no debiendo estar separados más de 60 centímetros entre sí y a una distancia aproximada de 15-25 centímetros de la esquina del marco.
  • En los perfiles horizontales colocar al menos una fijación central y reforzar en las esquinas cuando la medida de la ventana supere 120 centímetros de ancho, siguiendo la misma norma que con los perfiles verticales.
  • Es aconsejable que los puntos donde estén los elementos de giro o cierres coincidan o estén cercanos a los puntos de anclaje al premarco.

Una vez atornillada la ventana se procede al sellado de juntas. Los sellados deben realizarse con arreglo a las indicaciones de los fabricantes. El mínimo espesor de los sellados debe ser de 6mm para que garantice un correcto sellado de la junta. Para la unión del marco con la pared exterior, utilizar silicona neutra para garantizar la impermeabilidad.