Hace años -aunque aún se ven muchas-, las ventanas solían incorporar un acristalamiento simple. Una única plancha de cristal, más o menos gruesa, era lo único que se interponía entre el exterior y el interior del hogar. La capacidad aislante de este elemento es, en el mejor de los casos, muy escasa. El calor y el frío fluyen casi libremente de un lado a otro, permitiendo unas pérdidas energéticas enormes, obligando a mantener encendida la calefacción o el aire acondicionado continuamente con una nula eficiencia energética.

El camino seguido por los acristalamientos ha sido aumentar dicha eficiencia, logrando un mayor confort y ahorro en el hogar.

El primer paso para ello es el doble acristalamiento: dos planchas de vidrio separadas entre sí por un intercalario -un elemento que puede ser de aluminio o PVC- que crea entre ellas una cámara de aire. Esta cámara de aire es peor conductora de la energía que el cristal, por lo que el aislamiento y la eficiencia son mucho mayores. En algunos casos, se utiliza gas argón en vez de aire, ya que este posee una capacidad aislante aún mayor.

Esto se puede notar fácilmente tocando con la mano la cara exterior y la cara interior del acristalamiento. La cara exterior debería estar más fría o más caliente (dependiendo del tiempo que haga), mientras que la interior debería permanecer más templada.

Ventajas del Doble Acristalamiento en las Ventanas

  • Ayuda a reducir el gasto energético tanto en verano como en invierno y ya sea en calefacción como en aire acondicionado. Esto se debe a que al no poder entrar tanto frío ni calor del exterior como con una ventana normal, la temperatura permanece más tiempo estable en el interior.
  • También es un perfecto aislante acústico, con una reducción del ruido de hasta un 50%. Así pues, es perfecto para zonas de mucho tránsito, como aquellas que están cercanas a carreteras o zonas de ocio.
  • El vidrio que se utiliza en el doble acristalamiento es mucho más duradero que el vidrio tradicional, además de ser mucho más resistente.
  • También reduce los problemas de condensación en el interior de las ventanas durante la época de invierno, con lo que se reduce la humedad (algo muy importante ya que suele afectar a paredes y mobiliario)
  • La seguridad tamién es una ventaja importante ya que al llevar un doble sistema sin duda será mucho más seguro. Una buena opción no solo para el hogar sino también para cualquier comercio.